Vicepresidenta Michetti y el aborto

Fuente: Revista Anfibia

La cineasta salteña Lucrecia Martel le responde a Gabriela Michetti, que afirmó que el interior del país está en contra del aborto. Martel argumenta su postura, denuncia la incidencia de la iglesia católica y del "machismo laico" y exige políticas que reviertan el récord de femicidios, crímenes de odio y muertes por abortos clandestinos que padece el noroeste argentino. 

Sra. Vicepresidenta Gabriela Michetti:

Hace poco usted ha manifestado que "Todo el interior está en contra del aborto". Hay una vieja tradición porteña, que mucho perjudica al federalismo, y consiste en llamar "Interior" a todo ese vasto territorio desconocido que se extiende más allá de la General Paz. Pero usted es una funcionaria nacional y está obligada a conocer la población sobre la que vicepreside.

Es posible que la información que recibe sobre nuestras provincias esté un poco sesgada. Que venga de sectores del poder, muy conservadores, o de organizaciones católicas que desde el inicio de esta República han tratado de que sea confesional.

Su partido hizo campaña criticando la falta de datos precisos del INDEC del gobierno anterior y la dificultad para pensar políticas sin estadísticas. Ahora tiene la oportunidad, con la ley de Aborto Legal, de que Salud Pública maneje datos firmes y pueda planear políticas específicas.

También ha manifestado tener "un humanismo recalcitrante". Si además de recalcitrante es pragmático puede valorar las siguientes sentencias:

Los países con aborto legal tienen cero muertes de mujeres por abortos. Los países con aborto legal tienen menos abortos que nuestro país.

Usted ha manifestado estar por la vida y no tener derecho a coartar la vida de nadie. No por sus convicciones religiosas sino porque un embrión ya tiene un ADN propio. Le propongo que analice esta paradoja. Voy a dar ejemplos de Salta:

Los médicos e instituciones que ofrecen servicios de Fecundación in Vitro en Salta hablan de embriones a sus pacientes y de embriones que deberán ser descartados si su vitalidad no llega a los estándares necesarios o sobran después de que la mujer ha logrado su embarazo.

Esos mismos médicos e instituciones cuando se oponen al aborto legal llaman al embrión, niño.  (Las negritas son propias.) Leer más