Techos y paredes de cristal, y pisos pegajosos

"Las desigualdades de género tienen una expresión muy clara y contundente en el campo de la economía. En particular, el mundo laboral es uno de los que expresa de forma más cabal estas asimetrías. Las mujeres solemos ganar menos, tener una menor tasa de actividad, un mayor grado de informalidad y accedemos a trabajos de menor calificación, entre otras cosas.

Existen distintas formas en la literatura para graficar estos problemas. Por ejemplo, el "techo de cristal" hace referencia a la dificultad que tenemos las mujeres para acceder a los cargos jerárquicos y gerenciales por el sólo hecho de nuestra condición de género.

La idea de "paredes de cristal", por su parte, describe la segregación laboral, esto es la baja tasa de feminización de ciertos sectores que en general suelen ser los más dinámicos y con mejores condiciones laborales." Leer más.