Hombres y feminismo

Fuente: Revista Mirall

"Vivimos en un momento en el que el feminismo es probablemente más hegemónico que nunca. Que esto sea así puede ser una buena y una mala noticia: buena porque puede llegar a más mujeres que nunca y porque implica que ha habido avances que no tienen vuelta atrás, y mala porque puede ser fagocitado por el capitalismo y el patriarcado, y con ello vaciado de sentido. En este contexto, merece la pena volver a pensar algunas de las cuestiones que el feminismo lleva mucho tiempo debatiendo, entre las cuales la pregunta acerca del papel de los hombres en el feminismo nos parece ineludible.

Para empezar, tendremos que preguntarnos, en la línea de De Beauvoir, en qué consiste ser un hombre. Según la respuesta que le demos a esa pregunta, que dependerá de la forma en que conceptualicemos el patriarcado y por lo tanto el feminismo, situaremos a los hombres en un lugar u otro. Algunas feministas defendemos que el patriarcado es una estructura de dominación que asigna espacios (sociales, simbólicos, económicos) a las mujeres y a los hombres, siendo estos los beneficiados de dicha estructura. Cuando hablamos de «mujeres» y «hombres» estamos, pues, haciendo un ejercicio análogo al que Marx hacía cuando hablaba de «capitalistas» y «proletarios»: no hablamos de las personas concretas (arguyendo motivos psicológicos) ni de tipos esenciales. Hablamos de los lugares que existen en una estructura que organiza la sociedad: el capitalismo, en el caso de Marx, y el patriarcado, en el caso del feminismo." Leer más.